El sector ha vuelto a reclamar la equiparación del IVA de todos los servicios de transporte de pasajeros, con o sin conductor, se alinea con los objetivos del Gobierno de fomentar la movilidad sostenible mediante un mayor uso de servicios de movilidad

Durante la asamblea se ha puesto de manifiesto el fuerte impacto que ha tenido la pandemia en el sector debido a las restricciones de movilidad y la caída del turismo extranjero


AECOVAL - Elche, 2 de Diciembre de 2.021

AECOVAL (Asociación de Empresas de Alquiler de Vehículos de la Comunidad Valenciana y Región de Murcia) se ha reunido hoy en Elche para hacer análisis de 2021 y compartir experiencias que sirvan para mejorar la situación de cara a 2022. 

Mauro Derqui, presidente de AECOVAL, ha destacado que “el sector del alquiler de vehículos está constituido principalmente por pymes dedicadas al sector turístico. Aportamos dinamismo a la economía donde nos encontramos. Allí donde está el rent-a-car, la riqueza que trae el turismo se reparte más equitativamente por el territorio porque facilitamos que el turista visite más destinos de una forma flexible y asequible”. 

Durante la jornada, se ha mostrado la situación crítica que ha vivido el sector durante la pandemia, que ha arrastrado a varias empresas al cierre. Desde la asociación, se ha querido agradecer a las autoridades presentes la ayuda para que se facilitara el acceso del sector a las ayudas destinadas a la industria turística, reconocimiento claro del papel del rent-a-car en el turismo. 

La comida posterior a la asamblea ha contado con la participación de, entre otros, el director general de Turisme de la Generalitat Valenciana, Herick Campos, el concejal de Promoción económica y Desarrollo turístico del Ayuntamiento de Elche,  Carles Molina y la Directora del Aeropuerto Alicante/Elche, Miguel Hernandez, Laura Navarro

           

Otra preocupación del sector es la futura Ley de Cambio Climático de la Generalitat Valenciana, ya que el anteproyecto establecía ciertas obligaciones de introducción del vehículo eléctrico sin tener en cuenta el necesario despliegue de infraestructura de recarga, en el que la Comunitat está muy retrasada. Además, se recuerda que las empresas no pueden obligar a los clientes el tipo de vehículo que deben alquilar lo que puede conllevar una situación similar a la que ocurre en Baleares en que, aunque haya coches eléctricos a disposición, los clientes los rechazan por la falta de seguridad en la recarga.

Sobre movilidad compartida, se recordó que el rent-a-car fue quien inició esta senda, poniendo a disposición sus vehículos a usuarios y usuarias para que los utilizaran por el tiempo que les fuera necesario. La tecnología está transformando el sector del alquiler de vehículos que tendrán sentido siempre que ayuden a mejorar la movilidad sostenible. Se reclamó que la futura Ley de Movilidad Sostenible que prepara el Gobierno Central introduzca una definición de movilidad compartida, incluyendo el rent-a-car, el carsharing y el carpooling, para evitar discriminaciones en el acceso al aparcamiento o el acceso al centro de las ciudades.

          

Se ha querido también destacar que, a lo largo de la pandemia ha mostrado el papel clave que juegan las empresas con la declaración de servicio esencial. Los vehículos de alquiler permitieron que las empresas logísticas y de reparto siguieran trabajando con normalidad y que los trabajadores y trabajadoras esenciales tuvieran un vehículo disponible siempre que lo necesitaran.

El alquiler de vehículos afronta tres grandes retos. El primero: superar cuanto antes la crisis sanitaria provocado por la COVID. La senda de la recuperación está en marcha y esperamos que la recuperación del turismo a niveles de 2019 llegue lo antes posible.

          

Segundo: la digitalización. Hoy la pregunta no es si la empresa se ha digitalizado, sino hasta qué punto lo está, hasta qué punto se ha integrado digitalmente con otros servicios y cómo desde las administraciones se puede ayudar en el proceso. Conforme avancemos hacia un modelo de “destinos inteligentes” la necesidad de digitalización para mejorar la experiencia del turista irá creciendo. 

Tercero: la descarbonización. En España, el 29% de las emisiones de CO2 proceden de los desplazamientos por carretera. Las ciudades de más de 150.000 habitantes tienen la obligación legal de establecer zonas de bajas emisiones, de mejorar la calidad del aire que respiramos en la ciudad y recuperar ciertos espacios para el disfrute de vecinos, vecinas y turistas. Pero esto debe hacerse compatible con garantizar la movilidad.

          

En este sentido, AECOVAL ha mostrado su buena disposición a continuar la colaboración con la ciudadanía y con las administraciones públicas para abordar estos retos de manera satisfactoria.